POEMA LA SOMBRA DEL ALA
- Amado Nervo -

Tú que piensas que no creo
cuando argüimos los dos,
no imaginas mi deseo,
mi sed, mi hambre de Dios;

ni has escuchado mi grito
desesperante, que puebla
la entraña de la tiniebla
invocando al Infinito;
ni ves a mi pensamiento,
que empañado en producir
ideal, suele sufrir
torturas de alumbramiento.

Si mi espíritu infecundo
tu fertilidad tuviese,
forjado ya un cielo hubiese
para completar su mundo.

Pero di, qué esfuerzo cabe
en un alma sin bandera
que lleva por dondequiera
tu torturador ¡quién sabe!;

que vive ayuna de fe
y, con tenaz heroísmo,
va pidiendo a cada abismo
y a cada noche un ¿por qué?

De todas suertes, me escuda
mi sed de investigación,
mi ansia de Dios, honda y muda;
y hay más amor en mi duda
que en tu tibia afirmación.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
SONETOS - Octavio Paz
DE LUIS GARCIA MONTERO
PACTO CON TEILLIER - Gonzalo Rojas
METAMORFOSIS - Alejandro Oliveros
"Al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta."
POR QUE AMI - Valeria Piassa Polizzi
CONSEJO POETICO - Alfonso Reyes
EL PINTOR ESPAÑOL - Carlos Martínez Rivas

Poemas mas leidos

Me sirve no me sirve - Mario Benedetti
Este - Carilda Oliver Labra
Conquista - Ester de Izaguirre
Pobreza de los diez años - Matilde Alba Swann
Taberna - Antonio Cisneros
Dia de lluvia - José Domingo Gómez Rojas
Epigrama votivo (antologia palatina, libro vi, y en imitacion de gongora) - Jaime Gil de Biedma
Der, die, das - José Luis Piquero
Intimas - Josefa Murillo
Enigma de la deseosa - Gonzalo Rojas


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru