POEMA LA SOMBRA DEL ALA
- Amado Nervo -

Tú que piensas que no creo
cuando argüimos los dos,
no imaginas mi deseo,
mi sed, mi hambre de Dios;

ni has escuchado mi grito
desesperante, que puebla
la entraña de la tiniebla
invocando al Infinito;
ni ves a mi pensamiento,
que empañado en producir
ideal, suele sufrir
torturas de alumbramiento.

Si mi espíritu infecundo
tu fertilidad tuviese,
forjado ya un cielo hubiese
para completar su mundo.

Pero di, qué esfuerzo cabe
en un alma sin bandera
que lleva por dondequiera
tu torturador ¡quién sabe!;

que vive ayuna de fe
y, con tenaz heroísmo,
va pidiendo a cada abismo
y a cada noche un ¿por qué?

De todas suertes, me escuda
mi sed de investigación,
mi ansia de Dios, honda y muda;
y hay más amor en mi duda
que en tu tibia afirmación.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MAS ALLA DEL AMOR - Octavio Paz
SENTADO SOBRE LOS MUERTOS - Miguel Hernández
DE ANÍBAL NÚÑEZ
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Daniel Goleman
FAUSTO - Johann Wolfgang Goethe
ALEJANDRO CASONA
FANTASMAS DE HIELO Y SOMBRA... - Concha Méndez
CANCION DE LA NOCHE LARGA - Franklin Mieses Burgos

Poemas mas leidos

A pleno sol - Ana Pelayo
Abuela - Ida Vitale
El ultimo adios - Mariano Melgar
Atardecer - Gabriela Mistral
Terminacion de la fiesta - Julio Herrera y Reissig
Si fueras calva tambien te amaria - Mario Meléndez
Apariciones - Darío Jaramillo Agudelo
La inocencia de la vida - José Carlos Cataño
La unica mujer - Bertalicia Peralta
Hojas al viento - Carlos Guido y Spano


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru