POEMA LA TUMBA DE SHELLEY
- Oscar Wilde -

Como antorchas apagadas junto al lecho de un enfermo
Macilentos cipreses rodean la piedra blanquecina;
Allí, el búho nocturno construye su trono
Y el delgado lagarto exhibe su testa enjoyada.

Allí, donde los cálices de las amapolas se encienden de rojo,
En la serena cámara de aquella Pirámide
Seguramente alguna Esfinge antigua
Se oculta en la penumbra,
Torva guardiana de este jardín de la muerte.

¡Ah! Realmente es dulce descansar dentro del útero
De la Tierra, gran madre del sueño eterno
Pero es más dulce para ti una tumba agitada

En la caverna azul de un abismo con eco
Allí donde los altos barcos zozobran en la noche
Contra los escollos de las olas bravías.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA VIBORA - Nicanor Parra
CARNICERA - Mónica Albizúrez Gil
SOL DE MONTERREY - Alfonso Reyes
BODAS DE SANGRE - Federico Garcia Lorca
"Para luchar contra el destino basta que un alma nos escude."
"El miedo a sufrir es peor que el propio sufrimiento."
SONETO 1 - Garcilaso de la Vega
EL JUSTO - Manuel José Cortes

Poemas mas leidos

La escena tan temida... - Mercedes Roffé
Tala - Julio Cortazar
Me quite un brazo - Edel Juárez
Oceanida - Leopoldo Lugones
Segundo dialogo en la sombra - Jordi Doce
Epifania de mazda - Luis Cardoza y Aragón
Rima xxxv - Gustavo Adolfo Bécquer
Costo/beneficio - Edel Juárez
Te he querido, tu bien lo sabes. - Elsa López
Carcel perpetua - Julio Flórez Roa


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru