POEMA LA VOZ APENAS - Alberto Ángel Montoya

Yo me he quedado con la voz
de esa mujer -la voz apenas-
como se quedan los marinos
oyendo el mar desde la tierra.

Y sin embargo yo algún día
pude ceñir la fácil hembra
y así ganar en dulce viaje
la costa azul de sus ojeras.

Y beber pude entre sus manos
el agua amarga de las penas,
por sólo hundir entre sus senos
mi ansia de onda y de sirena.

Yo amé mujeres como islas
entre amplios lechos de marea
donde las olas de los linos
alzaba el gozo de la entrega.

Y vi penínsulas de brazos;
playa al amor del beso abierta
para llevar el labio lento
hasta una rada de sorpresa.

Y hallé las cóncavas marismas,
-que son lo mismo alga y guedeja-
y hacia ellas iba la pasión
como hacia el norte va la vela.

Pero la voz de esa mujer
era la única sirena
para el oído turbulento
en las sensuales odiseas.

Y me he quedado con la voz
de esa mujer -la voz apenas-
como se quedan los marinos
oyendo el mar desde la arena.

Cuán tristes son los marineros
que ansiaron muerte en la tormenta,
y junto al mar, un cualquier día,
la muerte encuentran en la tierra.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ALBERT CAMUS
LA VOZ DORMIDA - Dulce Chacon
NO ME GUSTAN ESTOS VERSOS - Elías Letelier
EL ATROZ ENCANTO DE SER ARGENTINOS - Marcos Aguinis
PEDRO PARAMO - Juan Rulfo
ANGIOPLASTIA. 13 DE JUNIO DE 1995 - Isla Correyero
DE MIGUEL ANTONIO JIMÉNEZ
JOSEFINA ALDECOA

Poemas mas leidos

Hispanidad - Francisco Alvarez Hidalgo
En un abanico - Pedro Bonifacio Palacios
A la estrella de la tarde - Antonio González Bravo
Triste oficio - Marilyn Bobes
Vivo - Beatriz Hernanz Angulo
Resumen de de otoño - Julio Cortazar
Bateria - Julio Martínez Mesanza
Elogio de las cosas - Jesús J. Barquet
Virgo - Luz Méndez De La Vega
Preludio - Alberto Ángel Montoya


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru