POEMA LAS AFUERAS (V) - Jaime Gil de Biedma

De noche,
cuando desciendas.

Pero es inútil, nunca
he de volver a donde tú
nacías ya con forma de recuerdo.

Quizá súbitamente crece
la sangre. Crece la sangre
hasta mucho más lejos que aquel brazo.

Nadie más que la mano desarmada,
la tenue palma
y este dolor.

Tambien puede leer..

SONETO LXI - Juan Boscán
CALENDARIO PERPETUO - Miguel D´Ors
A CRISTO EN LA CRUZ - Lope de Vega
DE JUSTO BRAGA
MUERTE NUPCIAL - Miguel Hernández
DE JORGE LUIS BORGES
LA CUARTERONA - Alejandro Tapia y Rivera
CANTOS A BERENICE (VII) - Olga Orozco