POEMA LOS JARDINES DE AFRODITA (I) - Francisco Villaespesa

El ritmo, el gran rebelde, me rinde vasallaje,
y cuando quiero ríe, y cuando quiero vuela,
y he domado a mi estilo como a un potro salvaje,
a veces con el látigo y a veces con la espuela.

Conozco los secretos del alma del paisaje,
y sé lo que entristece, y sé lo que consuela,
y el viento traicionero y el bárbaro oleaje
conocen la invencible firmeza de mi vela.

Amo los lirios místicos y las rosas carnales,
la luz y las tinieblas, la pena y la alegría,
los ayes de las víctimas y los himnos triunfales.

Y es el eterno y único ensueño de mi estilo
la encarnación del alma cristiana de María
en el mármol pagano de la Venus de Milo.

Tambien puede leer..

ESTATUA - Hilario Barrero
AMOR DE LOS INCENDIOS - Blanca Andreu
RINCONETE Y CORTADILLO - Miguel de Cervantes Saavedra
LOS FANTASMAS DEL DESEO - Luis Cernuda
CUANDO PIENSO - William Shakespeare
A LA MUJER - Mariano Melgar
MUCHACHO LOCO: CUANDO ME MIRAS - Carilda Oliver Labra
CASIDA DE LAS PALOMAS OSCURAS - Federico García Lorca