- Alfredo Espino -

La tarde despierta de su sueño,
cuando la alígera nube despunta cantando...
Una nube de alas... una alegre nube que baja, que sube...

Son ellos. Se alejan entre llano y cielo.
Son las esmeraldas de un collar en vuelo...

Bulliciosamente trazan una verde curva en el ambiente,
¿Van a los palmares de ondeante abanico?
Ellos van a donde les apunta el pico.
Se alejan, se alejan ...pero van tan juntos,
que más bien parecen renglones de puntos...

Y en un llano caen,
así como cuando un árbol se está deshojando.