POEMA LUBRICA NOX - Luis Gonzaga Urbina

Miré, airado, tus ojos, cual mira agua un sediento
mordí tus labios como muerde un reptil la flor;
posé mi boca inquieta, como un pájaro hambriento,
en tus desnudas fromas ya trémulas de amor.

Cruel fue mi caricia como un remordimiento;
y un placer amargo, con mezcla de dolor,
se deshacía en ansias de muerte y de tormento,
en frenesí morboso de angustias y de furor.

Faunesa, tus espasmos fueron una agonía.
¡Qué hermosa estabas ebria de deseo, y que mía
fue tu carne de mármol luminoso y sensual!

Después, sobre mi pecho, tranquila te dormiste
como una dulce niña, graciosamente triste,
que sueña ¡sobre el tibio regazo maternal!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL SILENCIO - Julia Uceda Valiente
SIN IDEAS - Enrique Noriega
PERDIDO ANDO, SE?ORA, ENTRE LA GENTE... - Bernardo de Balbuena
BUSQUEDA ESPACIAL - Elías Nandino
CANCIONES - Jarchas mozárabes
VENTANA - José Ángel Valente
NADIE EN LAS PUERTAS - José Antonio Labordeta
TUS ZONAS ERRÓNEAS - Wayne Dyer

Poemas mas leidos

Hasta el dia en que vuelva - Cesar Vallejo
Fabula rosa - Miguel Antonio Jiménez
Vestibulo - Francisco Magaña
Grieta matinal - Álvaro Mutis
Altas hojas: viii - Cecilia Bustamante
Criticas a la vida social - Armando Uribe Arce
Dejame entrar a tu intimo alfabeto - Homero Aridjis
Arte poetica - Horacio Castillo
Fiesta - Luis Antonio Chávez
A mexico - José Herrera Petere


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru