POEMA MAÑANA, MAÑANA - Derek Walcott

Recuerdo las ciudades que nunca he visto
exactamente. Venecia con sus venas de plata, Leningrado
con sus minaretes de toffee retorcido. París. Pronto
los impresionistas obtendrán sol de las sombras.
¡Oh! y las callejas de Hyderabad como una cobra desenroscándose.

Haber amado un horizonte es insularidad;
ciega la visión, limita la experiencia.
El espíritu es voluntarioso, pero la mente es sucia.
La carne se consume a sí misma bajo sábanas espolvoreadas de migas,
ampliando el Weltanschauung con revistas.

Hay un mundo al otro lado de la puerta, pero qué inquietante resulta
encontrarse junto al propio equipaje en un escalón frío cuando el alba
tiñe de rosa los ladrillos, y antes de tener ocasión de lamentarlo,
llega el taxi haciendo sonar una vez la bocina,
deslizándose hasta la acera como un coche fúnebre—y subimos.

Tambien puede leer..

PATO DE INVIERNO - José Ángel Valente
VERSOS SENCILLOS # 1 - Jose Marti
OTRO PAIS, OTRO PAISAJE... - Olvido García Valdés
UN CAMINO EQUIVOCADO - Washington Delgado
MUELLE - Eyra Harbar
VILAVILA - Giovanna Pollarolo
AGNES GREY - Anne Bronte
ARIA - Álvaro Miranda Buranelli