POEMA MATZHEVA - Jorge Valdés Díaz - Vélez

En un libro de mi padre, leo
la frase: 'A ti, que me estás leyendo'.
Es el título de una elegía
escrita hace dos siglos, o un hálito
de la soledumbre que ha subido
al lector imaginario desde
fuera de los círculos del tiempo.
Esa línea guarda en cada sílaba
la fresca impresión de su vehemencia:
ser semilla indócil algún día
limítrofe al de ahora, botella
de quebranto lanzada por alguien
igual a cualquiera de nosotros.
Es, junto a la tarde, un epitafio,
un grito que llega de muy lejos,
y hoy, a 29 de febrero
de 2000, estremece mis manos.
La invoco en voz baja, me ilumina
como una oración en cautiverio;
la digo a quien estuviera oyéndome
doblar esta página con frío.

Tambien puede leer..

SUFRE - Enrique Lopez Albujar
NO SE DOBLEGA EL HALCON FRENTE A LAS LLAMAS... (CETRERIA) - Héctor Urruspuru
QUE EL VERDADERO SABIO - Margarita Hickey
ERASE UNA VIEJA - Luis de Gongora
HOJAS SECAS - Antonio Plaza
LEJOS DE TI - Antonio Plaza
COSAS DE MUJERES - Inmaculada Mengíbar
TAN SENCILLO ESTE AMOR... - Elsa López