POEMA MCMLXXXIII/7 - José Antonio Cedrón

Y le pido de nuevo que no me deje solo
que todavía siento miedo a la oscuridad
a las voces que indagan el pasado
que no me deje solo
que otros duendes resuelven
lo que cuesta subir desarmado las alas
que anuncia el gallo nuevo
que no me deje solo con el eco
que me acompañe siempre
que respire y respire
nubes bajas se internan al agua donde bebo
que no me deje solo repitiendo esa luz
que despierta viviendo a contracielo
atrás de los retratos donde una vez
soñé con otro rostro
que no me deje solo en esta huella
que siga respirando por los remos
que siga respirando
que respire
que no diga hasta aquí.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MIS PLANTAS, ESTAS PLANTAS... (18 DE DICIEMBRE) - Juan José Domenchina
PODRIA DECIRTE TANTAS MENTIRAS - Gian Franco Pagliaro
ESTRELLAS QUE ENTRE LO SOMBRIO - José Asunción Silva
DE ANTONIO ARRÁIZ
TRAS LOS ADIOSES ULTIMOS - Manuel Maples Arce
EL AMOR DUERME EN EL PECHO DE POETA - Federico Garcia Lorca
SEÑORA, FLOR DE AZUCENA - Alfonso Álvarez de Villasandino
EL MUNDO ES ANCHO Y AJENO - Ciro Alegria

Poemas mas leidos

Esperanza - Ángel González
La banda gigante - Fina García Marruz
Al polo artico - Melchor de Palau
La nave de la china - Francisco González Léon
Leyendo a silva - Guillermo Valencia
La hora de la siembra - Manuel José Arce Leal
I (de urca*) - Graciela Cros
Los labios cerrados - Arthur Rimbaud
Trozos de sol - Efraín Bartolomé
Nada - Andrés Trapiello


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru