POEMA ODA IV - CANCION AL NACIMIENTO - Fray Luis de León

Inspira nuevo canto,
Calíope, en mi pecho aqueste día,
que de los Borjas canto,
y Enríquez, la alegría
del rico don que el cielo les invía.

Hermoso sol luciente,
que el día das y llevas, rodeado
de la luz resplandeciente
más de lo acostumbrado,
sal y verás nacido tu traslado;

o, si te place agora
en la región contraria hacer manida,
detente allá en buen hora,
que con la luz nacida
podrá ser nuestra esfera esclarecida.

Alma divina, en velo
de femeniles miembros encerrada,
cuando veniste al suelo,
robaste de pasada
la celestial riquísima morada.

Diéronte bien sin cuento
con voluntad concorde y amorosa
quien rige el movimiento
sexto con la diosa,
de la tercera rueda poderosa.

De tu belleza rara
el envidioso viejo mal pagado
torció el paso y la cara,
y el fiero Marte airado
el camino dejó desocupado.

Y el rojo y crespo Apolo,
que tus pasos guiando descendía
contigo al bajo polo,
la cítara hería
y con divino canto ansí decía:

«Deciende en punto bueno,
espíritu real, al cuerpo hermoso,
que en el ilustre seno
te espera, deseoso
por dar a tu valor digno reposo.

Él te dará la gloria
que en el terreno cerco es más tenida,
de agüelos larga historia,
por quien la no hundida
Nave, por quien la España fue regida.

Tú dale en cambio desto
de los eternos bienes la nobleza,
deseo alto, honesto,
generosa grandeza,
claro saber, fe llena de pureza.

En tu rostro se vean
de su beldad sin par vivas señales;
los tus dos ojos sean
dos luces inmortales,
que guíen al sumo bien a los mortales.

El cuerpo delicado,
como cristal lucido y transparente,
tu gracia y bien sagrado,
tu luz, tu continente,
a sus dichosos siglos represente.

La soberana agüela,
dechado de virtud y hermosura,
la tía, de quien vuela
la fama, en quien la dura
muerte mostró lo poco que el bien dura,

con todas cuantas precio
de gracia y de belleza hayan tenido,
serán por ti en desprecio,
y puestas en olvido,
cual hace la verdad con lo fingido.

¡Ay tristes! ¡ay dichosos
los ojos que te vieren! huyan luego,
si fueren poderosos,
antes que prenda el fuego,
contra quien no valdrá ni oro ni ruego.

Ilustre y tierna planta,
dulce gozo de tronco generoso,
creciendo te levanta
a estado el más dichoso
de cuantos dio ya el cielo venturoso.»


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LOS PEQUEÑOS SERES - Salvador Garmendia
EL POEMA - Eleazar Rivera
PERMANENCIA DE LOS JARDINES - Gioconda Belli
LIBRES HASTA DE NOSOTROS MISMOS - Marco Antonio Valencia Calle
LA MADRE - Maximo Gorki
EL LOMO DE LA VIDA - Enriqueta Ochoa
LAS MEMORIAS DE MAMA BLANCA - Teresa De La Parra
LA CANCION DESESPERADA - Pablo Neruda

Poemas mas leidos

El último rincón - Miguel Hernández
Booz ve dormir a ruth - Gilberto Owen
Nacimientos - Nora Méndez
Oda xxi - Fray Luis de León
La cancion del croupier del mississipi - Leopoldo María Panero
De este talado transito... - Luzmaría Jiménez Faro
El milagro - Guillermo Pilía
Vandalismo literario - Eduardo Zambrano
Mi laberinto - Claribel Alegría
Mientras tu - Bessy Reyna


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru