POEMA ORACION EN EL JARDIN - Enrique Díez-Canedo

Yo me quiero morir como se muere
todos los años el jardín, y luego
renacer de igual modo que renace
todos los años el jardín. Se han ido
los pájaros; volaron, pero no tenían alas.
No me quiero morir como las hojas,
ni quiero ser el árbol de perenne
verdor adusto, ni el arbusto dócil
cortado en seto, sino el árbol libre,
desnudo atleta que en el suelo ahínca
las fuertes plantas y en el aire tuerce
los recios brazos; no el verdor eterno
sino la fronda renovada, el fruto
cuando el año lo envíe. Aquí me tienes,
Señor, desnudo como el árbol. Dame
tu bautismo de lluvias y tu crisma
de sol, y dame vestiduras nuevas,
inmaculadas. El jardín de invierno
callado está: mi corazón callado.
Habla tú; luego, vísteme de hojas.
Algo de tus palabras, al moverse,
repetirán, como inspiradas lenguas.

Tambien puede leer..

POEMA QUE ESCRIBIO A UN POETA QUE NO LE AGRADABA - A Isa Ahmad Ibn Muhammad Ibn Qadim
DE CECILIA MEIRELES
A LA MÚSICA - Arthur Rimbaud
LA TARARA - Federico García Lorca
SONETO CASI INSISTENTE EN UNA NOCHE DE SERENATAS - Gabriel García Márquez
EL TIEMPO (II) - Luis Alfredo Arango
ISLAS SOLO DE SANGRE - Oliverio Girondo
DE FANOR TÉLLEZ