POEMA PALABRAS DE TERSITES - Guillermo Carnero

Esa carcasa ocre es Helena, la gracia de la nuca
aureolada de cabellos lúcidos.
Los que la amaron son inmortales ahí, en la tierra inverniza,
o bien envejecieron con una pierna rota
dislocada para mendigar unos vasos de vino-
y yo, el giboso, el patizambo, me acuerdo algunas veces
de la altivez biliosa de los jefes aqueos
considerando la pertinencia del combate,
inspiración segura de algún poema heroico
cantor de esta campaña y su cuerpo de diosa:
polvo para quien no la amó, sus versos humo.

Es la decrepitud lo que enciende esta guerra.

Tambien puede leer..

EN UN OVERO ROSAO - Estanislao del Campo
ELEGIA PARA MI Y PARA TI - Jose Angel Buesa
LOS RESTOS DE UN NAUFRAGIO - Carlos Marzal
A LA MARQUESA DE AYAMONTE, DANDOLE UNAS PIEDRAS - Luis de Góngora
PENSAMIENTOS PUROS - Washington Delgado
SONETO CON UNA SALVEDAD - Eduardo Carranza
RAFAEL ALBERTI
MADRE A SI MISMA - Alfredo Lavergne