POEMA PARMENIDES Y EROS - Luz Méndez De La Vega

                                        A Delia Quiñónez


Desdoblado en pasión creadora,
'parto terrible, inicio de mezcla',
del Uno infinito y eterno
emergió 'Eros, primer dios'.

Demoníaco y celeste, movedor
de cielo y tierra, clavó el ansia
feroz por la efímera cópula
hambrienta de eternidades:

Liviano y fúlgido de azules, el día,
se hizo roja llama, para hundirse
en el frío espesor de la noche y
su palpitante negro constelado.

El agua, acrisolada en nube, vuelta
lluvia, penetró la tierra, y la oscura raíz
se hizo rama y flor -móvil y deleitosa-
entregada al viento que la insemina.

Mientras los encelados animales
de ardientes sexos, se aparearon
a las propiciatorias hembras
en multiplicación fértil.

¿Cómo dejar, así, de buscarnos, si hasta
'de los astros la mente ardorosa
moviéralos a engendrarse?'

Tambien puede leer..

FIESTA DE TOROS EN MADRID - Nicolás Fernández de Moratín
ANIMALIA - Jairo Guzmán
ENSILLENME EL POTRO RUCIO - Lope de Vega
NI MIENTO NI ME ARREPIENTO - Jorge Manrique
CONVERSACIONES - Luis Benítez
QUIEN SE ACERCA AL ABISMO Y NO LO SABE, 1 - Francisco Magaña
CUENTO A MI EJPOSA - Candelario Obeso
DE AURORA LUQUE