POEMA PIE PARA EL NIÑO DE VALLECAS - León Felipe


Bacía, Yelmo, Halo.
Este es el orden, Sancho.


De aquí no se va nadie.

Mientras esta cabeza rota
del Niño de Vallecas exista,
de aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida.

Antes hay que deshacer este entuerto,
antes hay que resolver este enigma.
Y hay que resolverlo entre todos,
y hay que resolverlo sin cobardía,
sin huir
con unas alas de percalina
o haciendo un agujero
en la tarima.
De aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida.

Y es inútil,
inútil toda huida
(ni por abajo
ni por arriba).
Se vuelve siempre. Siempre.
Hasta que un día (¡un buen día!)
el yelmo de Mambrino
—halo ya, no yelmo ni bacía—
se acomode a las sienes de Sancho
y a las tuyas y a las mías
como pintiparado,
como hecho a la medida.
Entonces nos iremos todos
por las bambalinas.
Tú, y yo, y Sancho, y el Niño de Vallecas,
y el místico, y el suicida.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
CIUDAD CIUDADES (I) - Minerva Salado
CREO EN MI CORAZON - Gabriela Mistral
QUE PIDA A UN GALAN MINGUILLA - Luis de Góngora
DE BLANCA MATEOS
LEYENDA EL PUEBLO DE NARIHUALÁ
EL TESORO COSMICO - Lucy Hawking y Stephen Hawking
EL ENCUBRIDOR - Julio Cortazar
LAS OVEJAS - Andrés Bello

Poemas mas leidos

Giacomo casanova acepta el cargo de bibliotecario - Antonio Colinas
Misterio - Manuel Acuña
Homenaje a san juan de la cruz - Carlos Bousoño
Los caminos despues de la lluvia - Azarías Pallais
La gacela - Oscar Portela
La casa solariega - Javier del Granado
Gravitacion del retrato - Javier Sologuren
Infierno de amor (fragmento 1) - Garci Sánchez de Badajoz
Elegia de un madrigal - Antonio Machado
Yaravi - Mariano Melgar


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru