POEMA POEMA DEL REGRESO - José Ángel Buesa

Vengo del fondo oscuro de una noche implacable
y contemplo los astros con un gesto de asombro.
Al llegar a tu puerta me confieso culpable
y una paloma blanca se me posa en el hombro.

Mi corazón humilde se detiene en tu puerta
con la mano extendida como un viejo mendigo;
y tu perro me ladra de alegría en la huerta,
porque, a pesar de todo, sigue siendo mi amigo.

Al fin creció el rosal aquel que no crecía
y ahora ofrece sus rosas tras la verja de hierro:
Yo también he cambiado mucho desde aquel día,
pues no tienen estrellas las noches del destierro.

Quizás tu alma está abierta tras la puerta cerrada;
pero al abrir tu puerta, como se abre a un mendigo,
mírame dulcemente, sin preguntarme nada,
y sabrás que no he vuelto... ¡porque estaba contigo!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LOS MIEDOS - Luis Benítez
FABULA EL ÁGUILA Y LA ZORRA - Esopo
ENTONCES, SOLO ENTONCES... (5) - Luis Cardoza y Aragón
UN FIN, UNA ESPERANZA, UN COMO - Luisa Sigea
FRANCESCA - Manuel María Flores
CESAR VALLEJO
DE LIGIA GUILLÉN
DEVOLUCIONES - Gioconda Belli

Poemas mas leidos

Lluvia - Ana Buquet
Un hombre triste su barco... - Ana María Moix
Fuera de ti - Juan Carlos Suñén
Cortando la pluma hablan los dos - Lope de Vega
El vigilante de la nieve (i) - Antonio Gamoneda
Tregua - María Rosal
Casida de la tentadora - Jaime Sabines
Santo y/o seña - Mario Benedetti
Los amantes - Luis Raúl Calvo
Despertar - Jorge Luis Borges


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru