POEMA POEMA PARA EL PADRE - Alejandra Pizarnik

Y fue entonces
que con la lengua muerta y fría en la boca
cantó la canción que le dejaron cantar
en este mundo de jardines obscenos y de sombras
que venían a deshora a recordarle
cantos de su tiempo de muchacho
en el que no podía cantar la canción que quería cantar
la canción que le dejaron cantar
sino a través de sus ojos azules ausentes
de su boca ausente
de su voz ausente.
Entonces, desde la torre más alta de la ausencia
su canto resonó en la opacidad de lo ocultado
en la extensión silenciosa
llena de oquedades movedizas como las palabras que escribo.

Tambien puede leer..

DE AMADO NERVO
AUN MENOS QUE RELIQUIAS - Olga Orozco
TRIBUNAL - Françoise Roy
POR LA NOCHE - Luis Cañizal de la Fuente
LA PESCADORA - Concha Méndez
QUINCE - Luis Alberto Crespo
¡DOLOR! ¡DOLOR! ETERNA VIDA MIA - José Martí
CORDERITO - Gabriela Mistral