POEMA POEMA XIV DE EL CORAZON, LA NADA - Eduardo Moga

Te esperaba en el alambre del día, comiendo latidos, sofocando el grito de los huesos. A veces, sin embargo, cuando las poleas levantaban relámpagos y la noche sabía a almacén, callaba. Recordaba entonces las cosas pequeñas: la luna húmeda que encendía nuestros pasos junto al muelle o las palmeras amarillas de Tozeur o aquel lento cometa, sobre los montes caudalosos, a cuyo paso imaginamos la vejez. Te esperaba, deshabitado, acariciando el tiempo.

Ahora que se ha endurecido tu imagen, no sé dónde guardas el pan, dónde los quicios, las rodillas familiares, los ídolos de tu olor; he olvidado cuándo regresarán tus manos. Aquí, mientras tanto, ascensores, transeúntes, horas que escupen lágrimas.

Te esperaba. Hablábamos de cosas sencillas. E ingería la ropa, los pezones, tu mínima tos. Después salíamos a cenar como si nos hubiera amenazado un ángel.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
CUENTO - Fa Claes
UN IDOLO - Jacinto Benavente
DE JOSEFA MURILLO
DESENCUENTRO - José Manuel Caballero Bonald
SONETO DE LA ZUBIA - Antonio Gala
POEMA DE AMOROSA RAIZ - Alí Chumacero
REDING - Álvaro García
MANUEL GONZALEZ PRADA


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru