POEMA RECONOCIMIENTO DE LA VANIDAD DEL MUNDO - Francisco de Aldana

En fin, en fin, tras tanto andar muriendo,
tras tanto varïar vida y destino,
tras tanto de uno en otro desatino,
pensar todo apretar, nada cogiendo;

tras tanto acá y allá, yendo y viniendo
cual sin aliento, inútil peregrino;
¡oh Dios!, tras tanto error del buen camino
yo mismo de mi mal ministro siendo,

hallo, en fin, que ser muerto en la memoria
del mundo es lo mejor que en él se asconde,
pues es la paga dél muerte y olvido;

y en un rincón vivir con la vitoria
de sí, puesto el querer tan sólo adonde
es premio el mismo Dios de lo servido.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA MODERNIDAD ADOSO UN SQUASH... - Manuel Vázquez Montalbán
EN OCTUBRE NO HAY MILAGROS - Oswaldo Reynoso
LA ULTIMA MIRADA - Hilario Barrero
SENTADO EN ESTA PEÑA - Lope de Vega
CUANDO EN SESIONES DULCES - William Shakespeare
FRENTE AL MAR - Octavio Paz
TAN SOLO SOMOS LAS MUJERES - Ana María Ardón
PREÑEZ - Daisy Zamora

Poemas mas leidos

Alameda - Concha Méndez
Para mi tu recuerdo - Arturo Borja
Al partir - Gertrudis Gómez de Avellaneda
En el hipodromo (kentucky) - Consuelo Hernández
Al maestro ruben dario - Antonio Machado
Estrellas que entre lo sombrio - José Asunción Silva
Los muslos sobre la grama - Miguel Angel Zapata
Para un mordisco - Alfonso Reyes
El mendigo en la plaza - Consuelo Tomas
A un caballero y una dama - Bartolomé Leonardo de Argensola


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru