POEMA ROMANCE DEL DOLOR ILIMITE - David Moya Posas

La penunbra humedecida se tendió 
cómo un abrazo y alumbraron los espejos
de la antesala del llanto.


Hasta las piedras el pulso
fue llevando su delgado paisaje de enredaderas 
y bosquecillo aromático. 

La vida le hacía gárgaras 
por las grietas del costado 
y a la tiniebla oprimída
por las cárceles del barro 
le mandaron los planetas 
su luvia de candelabros.

Para llegar a los muros
se hizo círculos el campo.

Las flores guardaban 
una tímida estrechez de clavos.
Farol y viento vinieron
a la herida de sus párpados 
donde moría una danza
de esqueletos inalámbricos.

_ Marco Antonio se murió
gritaban por los gimnacios.
_Se ha fugado el domingo
la sierpe de su zapato
que se enroscaba a los cuellos
con gritos de medio campo.
_Sólo ha quedado el aullido
estelar de los fanáticos.

Se va una voz de la oscura
muchedumbre de los pájaros.

Quedó su grito social
por las fraguas y el arado.
Quedó pensando en el suelo
cómo el Merendón su canto. 

Tambien puede leer..

DE VUELTA A CASA - Miguel de Unamuno
CANTOS A BERENICE (VII) - Olga Orozco
VIA CRUCIS - Cristina Peri Rossi
RIMA XXXII - Gustavo Adolfo Bécquer
NO TE OLVIDO - Antonio Plaza
ASCENSION - Alfredo Espino
EN UNA CAJITA DE FOSFOROS - María Elena Walsh
DE INMACULADA MENGÍBAR