POEMA SEDIENTA CITA - Cintio Vitier

Cito textualmente las estrellas
y el hogar complejo de la naranja herida.
Diminuta es la luz en que el buey se esconde
lejos del ave, asoleando eternamente
las estuidosas manos del guajiro,
sus diez uñas sonoras de cavar el viento.

Dónde estuve, qué es esto, qué era tanto,
por qué laúd de sufrir o cal o estiércol frío
se me propaga en piedras la voracidad del corazón.
¡Ay, los dorados mulos de su costa difunta!
Veo mi rostro en el soez cristal partido,
en la espuela rota, en la leve nieve del sillón de mimbre.

Cito el insólito fieltro de las nubes idas.
Qué flora vuestra, qué dolor, qué tacto aherrojado y libre
desciende, estricto juez de oro, y canta.
Sí, desciende, paño de la luna, sobre un sucio mendigo,
y descarnándolo hasta sus flores o risas o planetas canta:
grácil noche de todos, alas de todos, vago perro.

Tambien puede leer..

LAS TRASTERRADAS - Enzia Verduchi
ENRIQUILLO - Manuel De Jesus Galvan
LA LÁGRIMA - Lord Byron
FABULA LA ZORRA Y LA SERPIENTE - Esopo
DOÑA BARBARA - Romulo Gallegos
DE FRANZ TAMAYO
CUENTO EL ZORRO Y EL CONDOR (La apuesta)
LA PIPA - Charles Baudelaire