POEMA SI UNA ESPINA ME HIERE
- Amado Nervo -

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina,
...pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad
envidiosa en mí clava los dardos de su inquina,
esquívase en silencio mi planta, y se encamina hacia más puro
ambiente de amor y caridad.

¿Rencores? ¡De qué sirven! ¿Qué logran los rencores?
Ni restañan heridas, ni corrigen el mal.
Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores,
y no prodiga savias en pinchos punzadores:
si pasa mi enemigo cerca de mi rosal,

se llevará las rosas de más sutil esencia;
y si notare en ellas algún rojo vivaz,
¡será el de aquella sangre que su malevolencia
de ayer vertió, al herirme con encono y violencia,
y que el rosal devuelve, trocado en flor de paz!

Tambien puede leer..

EL DESEO - Isla Correyero
Y SOBRE AQUELLA ESPECIE DE AMULETO PLATEADO... - Inmaculada Mengíbar
LOS LABIOS IMPACIENTES - Blanca Andreu
EXORDIO - José Ángel Valente
SENCILLOS DESEOS - Gioconda Belli
MILAGROS - Gioconda Belli
FABULA MIRRINGA MIRRONGA - Rafael Pombo
LOS FANTASMAS - Eleazar Rivera