POEMA SIEMPRE SERAS PARA UN AMOR LEJANO Y ESCONDIDO - José Carlos Cataño

A lo mejor uno se enamora para la despedida, para cuando llega la estación seca y los hombres se besan a la luz de Venus.

A lo mejor, para que aquella frase (tu cuerpo húmedo contra el cual aprieto el mío recobra los días que se fueron) subraye que estás solo.

Pero cuando surja de nuevo la veranda llena de alegría, los cuerpos abrazados girando en la penumbra, volverás a decir:

Luz del instante, tus ojos. En ellos me veo por primera vez.

No vengas con más mentiras, malasangre.

(de El cónsul del mar del Norte, 1990)


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
JUNTO AL MAR - José Hierro
LAMENTACION POR UNA PERRA (I. MONELLE) - Eduardo Lizalde
A MI MORENA - Candelario Obeso
EL EFECTO DE UN PAISAJE - Concha García
EL MISTI - Alberto Hidalgo
DE EDUARDO MARQUINA
JUAN VELASCO ALVARADO
PARA MAYOR SEGURIDAD - Mario Meléndez

Poemas mas leidos

Un angel pasa - Luzmaría Jiménez Faro
Y ahora, que - Jaime Augusto Shelley
Lejos de ti todo es moral - Concha García
Espadas insaciables - Agustín Labrada Aguilera
Requiem para los poetas muertos - Guillermo Quiñonez Alvear
El pais de los sueños - William Blake
Detente sombra de mi bien esquivo - Sor Juana Ines de la Cruz
Pena y alegria del amor - Rafael de Leon
El destello - Francisco Luis Bernárdez
Hermana marica - Luis de Góngora


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru