POEMA SONETO 1942 - Eduardo Anguita

Amé vivir en cielo inmaculado,
labrado en soledad y muerte pura:
igual que el cielo, ileso mi costado
creció sin sangre, fuerza ni premura.

Inquieto, como tiempo amortajado,
Al sentirme sin vida ni amargura,
torné a tu fuego de ángel derramado
olvidándome yo en la quemadura.

Así, furioso, incierto, desvelado,
locamente veloz e iluminado,
iluminado en goce y en dolor:

Contigo quemo el cielo y el reposo,
inauguro al Terrible y al Hermoso
Amor, Feroz Amor, ¡oh dulce Amor!

Tambien puede leer..

EL VIEJO Y EL MAR - Ernest Hemingway
AL DOS DE MAYO - Bernardo López García
LOS GORRIONES - Alberto Blanco
LLUVIA - Ana Buquet
AL VINO - Jorge Luis Borges
QUERIDO HIJO ESTAS DESPEDIDO - Jordi Sierra i Fabra
LA HORA DEL DESAYUNO - Antonio Fernández Lera
LA REVELACION INTERNA - José María Blanco White