POEMA SONETO CXXIX - Juan Boscán

Garcilaso, que al bien siempre aspiraste
y siempre con tal fuerza le seguiste,
que a pocos pasos que tras él corriste,
en todo enteramente le alcanzaste,

dime: ¿por qué tras ti no me llevaste
cuando de esta mortal tierra partiste?,
¿por qué, al subir a lo alto que subiste,
acá en esta bajeza me dejaste?

Bien pienso yo que, si poder tuvieras
de mudar algo lo que está ordenado,
en tal caso de mí no te olvidaras:

que o quisieras honrarme con tu lado
o a lo menos de mí te despidieras;
o, si esto no, después por mí tornaras.

Tambien puede leer..

RIMA XXII - Gustavo Adolfo Bécquer
AGUA EN EL AGUA - Juan Ramón Jiménez
MI QUIJOTE - Julio Torres Recinos
DIOS - Antonio Plaza
DE ANTONIO BRAÑAS
ACUERDATE DE MI - Carlos Augusto Salaverry
UN DETALLE - Alfonso Cortés
SONETOS BIBLICOS (I) JOB - Concha Urquiza