POEMA SONETO II - Garcilaso de la Vega

En fin, a vuestras manos he venido,
do sé que he de morir tan apretado,
que aun aliviar con quejas mi cuidado,
como remedio, me es ya defendido;

mi vida no sé en qué se ha sostenido,
si no es en haber sido yo guardado
para que sólo en mí fuese probado
cuanto corta una espada en un rendido.

Mis lágrimas han sido derramadas
donde la sequedad y la aspereza
dieron mal fruto dellas y mi suerte:

¡basten las que por vos tengo lloradas;
no os venguéis más de mí con mi flaqueza;
allá os vengad, señora, con mi muerte!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MUERTO DE AMOR - Federico García Lorca
DE FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
NUESTRAS RELACIONES... - Ernesto Cardenal
SILENCIO, EN TU SEPULCRO DEPOSITO... - Juan de Tassis y Peralta
LA PERLA - John Steinbeck
DE MARÍA ELENA WALSH
PRESENCIA - Eliodoro Aillón Terán
RIMA IV - Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas mas leidos

Redondillas de amor - Sor Juana Ines de la Cruz
Afrodita - Cristina Peri Rossi
Para hacer el amor - Antonio Cisneros
Variacion para un recuerdo - Alberto Ángel Montoya
Te llevarán - Julia de Burgos
Devocionario - David Escobar Galindo
Noche buena - Amado Nervo
Al sol, porque salio, estando con su dama, y le fue forzado dejarla - Luis de Góngora
Vierte racimos la gloriosa palma - Lope de Vega
Consejo mortal - Gabriel Celaya


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru