POEMA SONETO IV - Garcilaso de la Vega

Un rato se levanta mi esperanza:
mas, cansada de haberse levantado,
torna a caer, que deja, mal mi grado,
libre el lugar a la desconfianza.

¿Quién sufrirá tan áspera mudanza
del bien al mal? ¡Oh corazón cansado!
Esfuerza en la miseria de tu estado;
que tras fortuna suele haber bonanza.

Yo mesmo emprenderé a fuerza de brazos
romper un monte, que otro no rompiera,
de mil inconvenientes muy espeso.

Muerte, prisión no pueden, ni embarazos,
quitarme de ir a veros, como quiera,
desnudo espirtu o hombre en carne y hueso.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ORIGEN DEL ORO - Manuel González Prada
LA CELESTINA - Fernando de Rojas
SOMBRA - Antonio Plaza
PEREZA - Jose Zorrilla
VACIO - Juan Daniel Perrotta
CORTANDO LA PLUMA HABLAN LOS DOS - Lope de Vega
EL VENDIMIADOR A SU AMADA - Manuel Magallanes Moure
HISTORIA DE MI MUERTE - Leopoldo Lugones

Poemas mas leidos

Rima lviii - Gustavo Adolfo Bécquer
La profecia - Rafael de León
Para la abuela, que hablaba con pajaros creyendolos angeles - Hugo Gutiérrez Vega
Amor no es... - Laura Victoria
Sofia (in memorian) - Ernesto Aguirre
La inocencia de la vida - José Carlos Cataño
Cuando la lluvia se ha ido... - Julia Otxoa
A cierta dama que se dejaba vencer - Luis de Góngora
Pedro de acero - Jose Maria Eguren
Bolero - Julio Cortazar


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru