POEMA SONETO LXXIV - Juan Boscán

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,
dulces y alegres cuando Dios quería!
Juntas estáis en la memoria mía,
y con ello en mi muerte conjuradas.

¿Quién me dijera, cuando en las pasadas
horas en tanto bien por vos me vía,
que me habíades de ser en algún día
con tan grave dolor representadas?

Pues en un hora junto me llevastes
todo el bien que por términos no distes,
llevadme junto al mal que me dejastes.

Si no, sospecharé que me pusistes
en tantos bienes, porque deseastes
verme morir entre memorias tristes.

Tambien puede leer..

DESNUDO DELANTE DE LA CHIMENEA - Antonio Fernández Lera
A LA LIBERTAD - Pedro Bonifacio Palacios
LOS CAMINOS DESPUES DE LA LLUVIA - Azarías Pallais
TE BORRARE - Carilda Oliver Labra
SOLO TU AMOR Y EL AGUA - Pablo García Baena
MEMORIA DE HOLANDA - Harold Alvarado Tenorio
CASA DE NIEBLA - Blanca Mateos
DE FERNANDO PESSOA