POEMA SONETO XI - Garcilaso de la Vega

Hermosas ninfas, que, en el río metidas,
contentas habitáis en las moradas
de relucientes piedras fabricadas
y en columnas de vidrio sostenidas;

agora estéis labrando embebecidas
o tejiendo las telas delicadas,
agora unas con otras apartadas
contándoos los amores y las vidas:

dejad un rato la labor, alzando
vuestras rubias cabezas a mirarme,
y no os detendréis mucho según ando,

que o no podréis de lástima escucharme,
o convertido en agua aquí llorando,
podréis allá despacio consolarme.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
TERRITORIAL (FRAGMENTO) - Blanca Wiethüchter
BENITO PEREZ GALDOS
VENUS DORMIDA (I) - Fanny Rubio
TUS LINDES: GRIETAS QUE ME DEVELAN - Coral Bracho
PEDRO PARAMO - Juan Rulfo
LOCA - Jaime Gil de Biedma
COMO ME MIRAS... POR SI YO PUDIESE - Juan Ramón Jiménez
TAEDIUM VITAL - Oscar Wilde

Poemas mas leidos

Madrigal - David Moya Posas
Festejo - Julio Llinás
Acredita la esperanza con historias sagradas - Luis de Góngora
El paseo - Jordi Doce
La muerte - Jairo Guzmán
Donde el ensoñado y el soñado... - Homero Aridjis
Eufemismo - Elena Soto García
La divorciada - Carilda Oliver Labra
Mediodia - Jaime Torres Bodet
Septimo dia - José Antonio Cedrón


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru