POEMA SONETO XIX - Garcilaso de la Vega

Julio, después que me partí llorando
de quien jamás mi pensamiento parte,
y dejé de mi alma aquella parte
que al cuerpo vida y fuerza estaba dando,

de mi bien a mí mismo voy tomando
estrecha cuenta, y siento de tal arte
faltarme todo el bien, que temo en parte
que ha de faltarme el aire sospirando;

y con este temor mi lengua prueba
a razonar con vos, oh dulce amigo,
del amarga memoria de aquel día

en que yo comencé como testigo
a poder dar, del alma vuestra, nueva
y a saberla de vos del alma mía.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL ÁNGEL AVARO - Rafael Alberti
PRECAUCIONES DE ULTIMA HORA - Mario Meléndez
DESPEDIDA DEL MAR - José Hierro
DE FRANCISCO GONZÁLEZ LÉON
DOMINGO DECEMBRINO - José Antonio Labordeta
LOS RIOS PROFUNDOS - Jose Maria Arguedas
RECUERDOS - Elsa López
LLEGUE A VALLADOLID; REGISTRE LUEGO - Luis de Góngora

Poemas mas leidos

Mapa con una piedra - Manuel José Arce Leal
Contra el amor - Manuel de Zequeira Arango
Memento mori - Carmen González Huguet
Nocturno viii - José Ángel Buesa
Vertigo - Carmen González Huguet
El cansancio eterno - Juan Egaña
Oda xxi - Fray Luis de León
San gabriel - Federico García Lorca
Carnaval - Luis Llorens Torres
Pensamientos del amante - Fernando Charry Lara


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru