POEMA SONETO XVI - Garcilaso de la Vega

No las francesas armas odïosas,
en contra puestas del airado pecho,
ni en los guardados muros con pertecho
los tiros y saetas ponzoñosas;

no las escaramuzas peligrosas,
ni aquel fiero rüido contrahecho
de aquel que para Júpiter fue hecho,
por manos de Vulcano artificiosas,

pudieron, aunque más yo me ofrecía
a los peligros de la dura guerra,
quitar una hora sola de mi hado.

Mas infición del aire en sólo un día
me quitó el mundo, y me ha en ti sepultado,
Parténope, tan lejos de mi tierra.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
DE MARÍA ROSA GÁLVEZ
LA PROMESA - Alfredo Buxán
EL PACTO - Gian Franco Pagliaro
AMOR VERDADERO - William Shakespeare
DE DAVID MOYA POSAS
EL DESCENSO - Juan Ramón Jiménez
JAMAS - Manuel Magallanes Moure
DEVANEO EN LOS INFIERNOS... - Edith Checa

Poemas mas leidos

Todos los años... - Graciela Baquero
La profecia - Rafael de León
Doute - Juana Rosa Pita
Alcance a ver mi reflejo... - Corina Rosenfeld
Estilo - Ángeles Carbajal
Extraño despertar - Ángeles Carbajal
Viniste a posarte sobre una hoja de mi cuerpo - Emilio Adolfo Westphalen
Al monte donde fue cartago - Gutierre de Cetina
Como una sola flor desesperada - Juana de Ibarbourou
Glosa a la soleá - Rafael de Leon


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru