POEMA SONETO XVII
- Garcilaso de la Vega -

Pensando que’el camino iba derecho,
vine a parar en tanta desventura
que imaginar no puedo, aun con locura,
algo de que ’sté un rato satisfecho:

el ancho campo me parece estrecho,
la noche clara para mí es escura,
la dulce compañía amarga y dura,
y duro campo de batalla el lecho.

Del sueño, si hay alguno, aquella parte
sola qu’es ser imagen de la muerte
se aviene con el alma fatigada.

En fin que, como quiera, ’stoy de arte
que juzgo ya por hora menos fuerte,
aunque en ella me vi, la que es pasada.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO - Mario Vargas Llosa
LA SERENATA DE SCHUBERT - Manuel Gutiérrez Najera
ODA XXI - A NUESTRA SEÑORA - Fray Luis de León
ANATOMIA SUPERFICIAL - Griselda Álvarez Ponce de León
HEBARISTO EL SAUCE QUE MURIO DE AMOR - Abraham Valdelomar
DE PABLO NERUDA
EL ULTIMO GAMONAL - Gustavo Alvarez Gardeazabal
COMO GATA BOCA ARRIBA - Gioconda Belli

Poemas mas leidos

La loba - Gonzalo Rojas
Viniste a posarte sobre una hoja de mi cuerpo - Emilio Adolfo Westphalen
Vivo y sueño - José Moreno Villa
Erosonera (i) - Margarita Laso
Campana - Federico García Lorca
El relampago y el mar (iv) dios, agazapado... - Jorge Fernández Granados
De la mano de un dios - Lucero Alanís de Gurrola
Bastante menos que una idea - Mario Montalbetti
La profecia - Rafael de León
Seã±ora, flor de azucena - Alfonso Álvarez de Villasandino


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru