POEMA SONETO XXIX - Garcilaso de la Vega

Pasando el mar Leandro el animoso,
en amoroso fuego todo ardiendo,
esforzó el viento, y fuese embraveciendo
el agua con un ímpetu furioso.

Vencido del trabajo presuroso,
contrastar a las ondas no pudiendo,
y más del bien que allí perdía muriendo,
que de su propia muerte congojoso,

como pudo, esforzó su voz cansada,
y a las ondas habló desta manera
mas nunca fue su voz de ellas oída:

«Ondas, pues no se excusa que yo muera,
dejadme allá llegar, y a la tornada
vuestro furor ejecutad en mi vida».


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
POEMA TRAGICO CON DUDOSOS LOGROS COMICOS - José Watanabe
NUESTRA SEÑORA DE PARÍS - Victor Hugo
DOMINGO TRISTE - José Martí
ODA V - DE LA AVARICIA - Fray Luis de León
LA GALLINA DEGOLLADA - Horacio Quiroga
REBELDE - Juana de Ibarbourou
VOCES PARA UNA BATALLA (XIII) - Javier Barreiro Cavestany
SONETO XXXII - Garcilaso de la Vega

Poemas mas leidos

Gozos ciberneticos - Gioconda Belli
Desde irak - Blanca Andreu
Soledad primera - Luis de Góngora
Pagina veinte - Leopoldo María Panero
Pensamientos del amante - Fernando Charry Lara
Amar sin ser querido - Manuel Gonzalez Prada
El intruso - Delmira Agustini
Sombra - Abal
Un pajaro volando... - Ernesto Aguirre
Mar de mi patio - Elena Tamargo


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru