POEMA SONETO XXIX - Juan Boscán

Nunca de amor estuve tan contento,
que en su loor mis versos ocupase:
ni a nadie consejé que se engañase
buscando en el amor contentamiento.

Esto siempre juzgó mi entendimiento,
que deste mal todo hombre se guardase;
y así porque esta ley se conservase,
holgué de ser a todos escarmiento.

¡Oh! vosotros que andáis tras mis escritos,
gustando de leer tormentos tristes,
según que por amar son infinitos;

mis versos son deciros: «¡Oh! benditos
los que de Dios tan gran merced hubistes,
que del poder de amor fuésedes quitos».

Tambien puede leer..

CUANDO NACE UN HOMBRE - Ángela Figuera Aymerich
PARA MAYOR SEGURIDAD - Mario Meléndez
ODA IX - LAS SERENAS - Fray Luis de León
SENSACIONES - Luis Antonio Chávez
CASA DE MUÑECAS - Henrik Ibsen
DE ÁNGEL GANIVET
CREPUSCULO - Guillermo Blest Gana
LAS GAVIOTAS Y MIS OJOS - Jorge Carrol