POEMA SONETO XXV - Garcilaso de la Vega

¡Oh hado ejecutivo en mis dolores,
cómo sentí tus leyes rigurosas!
Cortaste el árbol con manos dañosas,
y esparciste por tierra fruta y flores.

En poco espacio yacen los amores,
y toda la esperanza de mis cosas
tornados en cenizas desdeñosas,
y sordas a mis quejas y clamores.

Las lágrimas que en esta sepultura
se vierten hoy en día y se vertieron,
recibe, aunque sin fruto allá te sean,

hasta que aquella eterna noche oscura
me cierre aquestos ojos que te vieron,
dejándome con otros que te vean.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
DESTRUCCION DE LA MAÑANA (DEL 1 AL 3) - José María Fonollosa
CONSEJOS PARA VIAJERAS - Consuelo Hernández
Y VAGAR - Juan Egaña
DE MARÍA MONVEL
SEXTINA DE LOS DESIGUALES - Carlos German Belli
EL NIÑO INMOVIL (CAMPESINA) - Cintio Vitier
REVELACION - Gonzalo Osses – Vilches
EL CANALLA SENTIMENTAL - Jaime Bayly

Poemas mas leidos

Memoria de quevedo - Dolors Alberola
¿qué pájaros? - Pedro Salinas
El paso de la siguiriya - Federico García Lorca
Alegria - José Hierro
Noche buena - Amado Nervo
Las vidas asombrosas - Luis Benítez
El bando - Aníbal Núñez
Phedre - Oscar Wilde
Sueño - Antonio Machado
A una flor inmersa - Alí Chumacero


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru