POEMA SONETO XXVIII - Garcilaso de la Vega

Boscán, vengado estáis, con mengua mía,
de mi rigor pasado y mi aspereza
con que reprehenderos la terneza
de vuestro blando corazón solía.

Agora me castigo cada día
de tal salvatiquez y tal torpeza:
mas es a tiempo que de mi bajeza
correrme y castigarme bien podría.

Sabed que en mi perfecta edad y armado,
con mis ojos abiertos me he rendido
al niño que sabéis, ciego y desnudo.

De tan hermoso fuego consumido
nunca fue corazón: si preguntado
soy lo demás, en lo demás soy mudo.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
HAY TANTA PAZ EN REGRESAR DE LA COCINA... - José Acosta
SOMOS EL TIEMPO QUE NOS QUEDA - José Manuel Caballero Bonald
RASGOS (I. CAMINO) - Gilberto Owen
MARIPOSA NEGRA - Manuel Machado
ESA MUJER - Juan Daniel Perrotta
ORACION PARA QUE NO ME OLVIDES - Oscar Castro
PAN - Gabriela Mistral
ODA IX - LAS SERENAS - Fray Luis de León

Poemas mas leidos

En la partida del conde de lemus y del duque de feria - Luis de Góngora
El intruso - Delmira Agustini
Acaso... - Antonio Machado
Llevas un impulso irresistible... - Lucero Alanís de Gurrola
Cuarentena - Luis García Montero
Baladilla de los tres puñales - Rafael de Leon
La alegria de perder - Hugo Almanza Durand
Tribulatorio (f) - José Antonio Labordeta
Hallazgo - Gabriela Mistral
Glosa a la soleá - Rafael de Leon


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru