POEMA SONETO XXX - Garcilaso de la Vega

Sospechas, que en mi triste fantasía
puestas, hacéis la guerra a mi sentido,
volviendo y revolviendo el afligido
pecho, con dura mano noche y día;

ya se acabó la resistencia mía
y la fuerza del alma; ya rendido
vencer de vos me dejo, arrepentido
de haberos contrastado en tal porfía.

Llevadme a aquel lugar tan espantable,
que, por no ver mi muerte allí esculpida,
cerrados hasta aquí tuve los ojos.

Las armas pongo ya, que concedida
no es tan larga defensa al miserable;
colgad en vuestro carro mis despojos.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
OCTAVIO PAZ
DE AMANDA BERENGUER
VIAJE ALADO - Julia de Burgos
LA MONTAÑA - Javier del Granado
TIEMPO, YO TE ODIO... - Ernesto Cardenal
YA EN DESNUDEZ TOTAL - Idea Vilariño
DELIVERY - Esteban Charpentier
MUNDO VEGETAL - Mercedes Durand

Poemas mas leidos

Huellas de gaviotas - Elina Wechsler
Como la cigarra - María Elena Walsh
A doña catalina de la cerda - Luis de Góngora
Pendiente del amor - José Lupiáñez
Tus labios han deletreado - Norah Lange
Somos el tiempo que nos queda - José Manuel Caballero Bonald
Que no me quiera fabio al verse amado - Sor Juana Inés de la Cruz
Noche serena - Fray Luis de Leon
Entre mis manos... - Alí Chumacero
Para un combatiente del ebro - Andrés Trapiello


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru