POEMA SONETO XXXI - Garcilaso de la Vega

Dentro de mi alma fue de mí engendrado
un dulce amor, y de mi sentimiento
tan aprobado fue su nacimiento
como de un solo hijo deseado;

mas luego de él nació quien ha estragado
del todo el amoroso pensamiento:
que en áspero rigor y en gran tormento
los primeros deleites ha tornado.

¡Oh crudo nieto, que das vida al padre,
y matas al abuelo! ¿por qué creces
tan disconforme a aquel de que has nacido?

¡Oh, celoso temor! ¿a quién pareces?
¡que la envidia, tu propia y fiera madre,
se espanta en ver el monstruo que ha parido!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL ARTE - Miguel Antonio Jiménez
DE JOHANNA GODOY
DRÁCULA - Bram Stoker
PALPAR - Octavio Paz
JOSE RAMON CANTALISO - Nicolás Guillén
HOMERO
DE MIGUEL ÁNGEL GÓMEZ
SI NO ES AMOR, ¿QUÉ ES ESTO QUE YO SIENTO? - Francesco Petrarca

Poemas mas leidos

Deberias de venir, rafaga impura - Ana Antillón
Entonces se enviaban suspiros en las rosas - Jaime Sabines
Retorica - Octavio Paz
Elogio de la sombra - Jorge Luis Borges
La pipa - Charles Baudelaire
Miré los muros de la patria mía - Francisco de Quevedo
Serpentinas cloacas - Claudia Herodier
La serenata de schubert - Manuel Gutiérrez Najera
Coño azul - Isla Correyero
Mar por la tarde - Octavio Paz


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru