POEMA SONETO XXXIII - Garcilaso de la Vega

Boscán, las armas y el furor de Marte,
que con su propria fuerza el africano
suelo regando, hacen que el romano
imperio reverdezca en esta parte,

han reducido a la memoria del arte
y el antiguo valor italïano,
por cuya fuerza y valerosa mano
África se aterró de parte a parte.

Aquí donde el romano encendimiento,
donde el fuego y la llama licenciosa
sólo el nombre dejaron a Cartago,

vuelve y revuelve amor mi pensamiento,
hiere y enciende el alma temerosa,
y en llanto y en ceniza me deshago.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
PARA EL CORPIÑO - Manuel Gutiérrez Najera
LAS ABARCAS DESIERTAS - Miguel Hernández
DESLIZADO MURCIELAGO - Claudia Herodier
CONFESION - Marita Troiano
ANIVERSARIO - Medardo Ángel Silva
PROLONGACION DE LA TREGUA - Jorge Ortega
EN EL DESEO DEL SUEÑO, 1.3 - Francisco Magaña
ASMA ES AMOR - Gonzalo Rojas

Poemas mas leidos

Cancion del mariquita - Federico García Lorca
Triste nº1 - Mario Benedetti
Excusandose de un silencio - Sor Juana Ines de la Cruz
Compensacion - Juan Rejano
Siete - Julio Iraheta Santos
La niña se sienta en la orilla de la noche - Mara Romero
Mujer dormida - Alfonso Calderón
Me quite un brazo - Edel Juárez
Cirugia - Juan Ramón Mansilla
Te seguire callada - Julia de Burgos


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru