POEMA SONETO XXXIV - Garcilaso de la Vega

Gracias al cielo doy que ya del cuello
del todo el grave yugo ha desasido,
y que del viento el mar embravecido
veré desde lo alto sin temello;

veré colgada de un sutil cabello
la vida del amante embebecido
en su error, en engaño adormecido,
sordo a las voces que le avisan dello.

Alegrárame el mal de los mortales,
y yo en aquesto no tan inhumano
seré contra mi ser cuanto parece:

alegraréme , como hace el sano,
no de ver a los otros en los males,
sino de ver que dellos él carece.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL SILENCIO - Federico García Lorca
EL ROPERO, LOS VIEJOS Y LA MUERTE - Julio Ramón Ribeyro
PEDRO BONIFACIO PALACIOS
MI QUIJOTE - Julio Torres Recinos
RIMA LIV - Gustavo Adolfo Bécquer
DE MARÍA ROSAL
LA GEISHA Y EL DRAGON - Josu Landa
DESPUES QUE CAE LA SOMBRA - Jesús Hilario Tundidor

Poemas mas leidos

Tu, que nunca seras - Alfonsina Storni
Don alvaro, o la fuerza del sino (fragmento) - Duque de Rivas
Contraofensiva - Mario Benedetti
Deixis en fantasma - Ángel González
El cambio - Juan Ramón Jiménez
Fuera de ti - Juan Carlos Suñén
Oda ix - Fray Luis de León
En el refugio conocere - Ligia Guillén
Retrato de mujer - Gonzalo Rojas
El perfume - Charles Baudelaire


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru