POEMA SONETO XXXV - Garcilaso de la Vega

Mario, el ingrato amor, como testigo
de mi fe pura y de mi gran firmeza,
usando en mí su vil naturaleza,
que es hacer más ofensa al más amigo;

teniendo miedo que si escribo o digo
su condición, abato su grandeza;
no bastando su fuerza a mi crüeza
ha esforzado la mano a mi enemigo.

Y ansí, en la parte que la diestra mano
gobierna. y en aquella que declara
los conceptos del alma, fui herido.

Mas yo haré que aquesta ofensa cara
le cueste al ofensor, ya que estoy sano,
libre, desesperado y ofendido.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
UNA GOTA DE AGUA - Ángeles Carbajal
UN HEREJE Y UN MUSULMAN - José Pascual Almazán
LA PRODIGIOSA TARDE DE BALTAZAR - Gabriel Garcia Marquez
DESCONSUELO - Lina Zerón
DE CÉSAR ANTONIO MOLINA
TRADICION EL PADRE PATA - Ricardo Palma
GUIA DE LA CIUDAD DE MEXICO - Jaime Augusto Shelley
SABORES - Ana María Rodríguez

Poemas mas leidos

El mundo flotante del grillo - Alberto Blanco
A las damas de la corte - Luis de Góngora
Sombra - Antonio Plaza
Al rey felipe iii - Francisco de Quevedo
Mademoiselle satan - Jorge Carrera Andrade
Detras del monasterio - Ernesto Cardenal
Al mar, solo - José Luis Cano
Un recuerdo que dejo - Nezahualcóyotl
El duelo - Angélica de Icaza
Objetos al acecho - Olga Orozco


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru