POEMA SONETO XXXVII - Garcilaso de la Vega

A la entrada de un valle, en un desierto,
do nadie atravesaba, ni se vía,
vi que con extrañeza un can hacía
extremos de dolor con desconcierto;

agora suelta el llanto al cielo abierto,
ora va rastreando por la vía;
camina, vuelve, para, y todavía
quedaba desmayado como muerto.

Y fue que se apartó de su presencia
su amo, y no le hallaba; y esto siente;
mirad hasta do llega el mal de ausencia.

Movióme a compasión ver su accidente;
díjele, lastimado: «Ten paciencia,
que yo alcanzo razón, y estoy ausente».


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
SOL Y CARNE - Arthur Rimbaud
CEDULA - Félix Pita Rodríguez
POEMA PRIMERO - Eunice Odio
INSCRIPCION EN UN CRANEO - Manuel Acuña
AL AMOR - Ignacio Ramírez
A UN MEDICO TUERTO - Juan del Valle Caviedes
DE CARLOS MARZAL
DE FRANCESCO PETRARCA

Poemas mas leidos

Atardecer - José Luis Cano
Comparacion - Juan de Mena
Elegia del rocio - José María Hinojosa
El rio de la miel (poema arabigoandaluz) - Ben Abi Ruh
No de fino diamante o rubi ardiente - Luis de Góngora
Los dos marcelos - Luis Alberto de Cuenca
Evasion - Néstor Martínez
La pena de perderte - Salvador Novo
Retorno de electra - Enriqueta Ochoa
Canta amarilis - Lope de Vega


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru