POEMA TABERNA
- Antonio Cisneros -

En las tinieblas los cuerpos envejecen
sin que nadie repare en el escándalo.

Un rostro amable y terso se confunde
con los belfos que van hacia la muerte.

Por eso somos hijos de la noche
a la puerta del templo. Un lamparín

es también el anuncio de reposo
para los cazadores extenuados.

Una taberna, por ejemplo, es en la noche
el frontispicio de las maravillas.

O al menos una luz en las colinas
donde rondan los perros salvajes.

Nadie teme a la muerte adormecido
en su mesa de palo y sin embargo

entre los altos vasos apacibles
se enfría el corazón con la insolencia

(y el encanto tal vez) de un tigre adulto
en la plaza del pueblo a pleno día.

Ninguna confidencia en verdad nos degüella.
Ni la risa recuerda a un jabalí

de pelambre dorada y fino precio.
El páncreas es un campo de ciruelas.
Los diablos apagan la linterna.
Aguardan (como suelen) donde cesa la luz.

Tambien puede leer..

SATIRICAS A LA VANIDAD MASCULINA - Sor Juana Ines de la Cruz
LAS CIENCIAS NATURALES - Julio Llinás
UN DETALLE - Alfonso Cortés
ANSIA DE AMOR - Juana de Ibarbourou
A LA MUJER - Mariano Melgar
CARTA SIN DESPEDIDA - Ángel González
ARBOL DE FUEGO - Alfredo Espino
EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO - Viktor Frankl