POEMA TE QUIERO A LAS DIEZ DE LA MAÑANA - Jaime Sabines

ero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí. Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño. Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MEXICO DE MI VIDA - Griselda Álvarez Ponce de León
DE MANUEL DÍAZ MARTÍNEZ
TRES ARBOLES - Gabriela Mistral
VUELO - Miguel Hernández
CONFESION - Cira Andrés
LIMITES - Juan Gelman
UN BALCON - Arturo Carrera
SIQUIERA ESTE REFUGIO (III) - Ángel Campos Pámpano

Poemas mas leidos

Testimonio ii - Julio Torres Recinos
Helada voz - Gustavo Ossorio
Violencia - Hebert Abimorad
Cuba nos une... - José Martí
Poema impaciente - Emilio Ballagas
Ciudad ciudades (i) - Minerva Salado
Cancion de la viuda enamorada - Bertolt Brecht
Evocando tu mirada - Luis Antonio Chávez
Rima xli - Gustavo Adolfo Bécquer
Mision diplomatica - Gladys Carmagnola


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru