POEMA TENER QUE VER (II) - José Antonio Cedrón

En la puerta cancel del antiguo vestíbulo
brilla un vitral que sirve para tapar el gris con sus colores, hoy ya desatendidos, y sus vidrios rajados
por donde pasa el viento trepidando
como un viejo y ruinoso caballo de lechero.
Este es el escenario de una ciudad
con muros carcomidos, reflotada del agua
y puesta a navegar otra vez con nosotros
entre descalzas voces que recuestan sus hijos
o baldean las piezas a lo largo del patio
mientras mamá desviste la muñeca que sienta
al centro de la cama
varios días después del primer fin del mundo.

Tambien puede leer..

LA AGONIA DE RASU ÑITI - Jose Maria Arguedas
SUPERSER - María Eloy - García
LOS CAMINOS DESPUES DE LA LLUVIA - Azarías Pallais
EN VEZ DE LAGRIMA (II) - Carilda Oliver Labra
PARK STREET - José María Fonollosa
CANTE HONDO - Antonio Machado
EL BESO DE SAFO - Efrén Rebolledo
OLVIDO SE DESCUIDA... - Graciela Baquero