POEMA TOSTADERO - José Luis Piquero

Mientras muchachas que serán catequistas cantan y tocan la guitarra
como quien eleva una protesta sentimental a un dios tímido o como
quien se rasca la panza con mansedumbre
y aquí en el tostadero ya son indiferentes las piernas y los brazos ya
sin dueño,
mientras la fuente sigue siendo útil para fauces sedientas y espaldas
sonrientes de pura caricia
y allí abajo en el pueblo tañe una canción de siseo de rezos total-
mente impropia de la estación
y el agua en todas partes es sobre todo sonido y no frescura
pero quizá humedad amiga para quien es lamido en el hombro duran-
te un verano ideal,

yo pienso:

estoy oyendo el tañido de una campana y un zumbido de canción
y abrasándome al sol en el tostadero,
lo que vale decir: solo en mitad del mundo.

Ah, todo era perfectamente lógico hace apenas un minuto:
las cosas nos venían solas y vivíamos el tiempo pequeño sin recono-
cerlo ni siquiera en su tranquilo rumor
Hay algo doloroso en la conciencia súbita:
como una interrupción de alguna paz del mundo o asumir una extra-
ña condición entre cosas que son de pronto extrañas.

Lógico: para poder vivir sin daño
y dejar que todo pase sobre nosotros mientras nosotros sólo estamos
tumbados en el tostadero,
debemos no reconocer nada.

O dicho de otra forma:
es así como creemos obtener en el futuro el valor de lo que el tiempo
con mayúsculas nos deja,
acaso unas reliquias: los jirones del sol, pongo por caso,
o un sonido de gotas, ¡casi nada!

Recordado, no vivido,
bueno o inútil, inofensivo;
turistas agotados y obedientes en alguna excursión interminable.

-Como en casa de Víctor, en aquellas veladas infinitas:
De pronto comenzaba a amanecer;
lo decía algún pájaro húmedo, un motor increíble o una gota insistien-
do en un mármol remoto de la casa: era un aviso.

Súbitamente diurnos, sin vino ni conversación, solos y diferentes,
entrábamos a un mundo demasiado sonoro,
emprendíamos calles cada vez más nítidas,
y ya en casa buscábamos en el sueño el olvido de las cosas.

¡Oh, Señor, protégenos
a nosotros, los Turistas!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA VORAGINE - Jose Eustasio Rivera
LA VIUDA DE MONTIEL - Gabriel Garcia Marquez
POETICA - José Martí
HAPPY ENDING - Jaime Gil de Biedma
EL PAPALOAPAN. - Joaquín Arcadio Pagaza
TENER QUE VER (II) - José Antonio Cedrón
LA SOMBRA DE HUASCAR - Manuel Gonzalez Prada
ANATOMIA SUPERFICIAL - Griselda Álvarez Ponce de León

Poemas mas leidos

Piedra de sol - Octavio Paz
Peru en alto - Alejandro Romualdo
Vencido - Miguel Antonio Jiménez
Cantares - Antonio Brañas
árbol de canción - Federico García Lorca
El perro sin plumas (paisaje del capibaribe i) - Joao Cabral de Melo Neto
Aviso clasificado - Eduardo Llanos
Ante el espejo - Francisco Álvarez
Historia del pensamiento - Manuel Acuña
Asombro de la estrella ante el destello - Rafael Alberti


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru