POEMA TROVA - Carlos Guido y Spano

He nacido en Buenos Aires
¡qué me importan los desaires
con que me trate la suerte!
Argentino hasta la muerte
he nacido en Buenos Aires.

Tierra no hay como la mía;
¡ni Dios otra inventaría
que más bella y noble fuera!
¡Viva el sol de mi bandera!

Tierra no hay como la mía.
Hasta el aire aquí es sabroso;
nace el hombre alegre, brioso,
y las mujeres son lindas
como en el árbol las guindas;
hasta el aire aquí es sabroso.

¡Oh, Buenos Aires, mi cuna!
¡De mi noche amparo y luna!
aunque en placeres desbordes,
oye estos dulces acordes
¡oh, Buenos Aires, mi cuna!

Fanal de amor encendido,
borda el cielo tu vestido
de rosas y rayos de oro:
eres del mundo tesoro,
fanal de amor encendido.

¿Quién al verte no te admira
y al dejarte no suspira
por retornar a tus playas?
Deidad de las fiestas mayas,
¿quién al verte no te admira?

De tus glorias que otros canten,
y a las nubes te levanten
entre palmas y trofeos.
Yo no asisto a esos torneos:
de tus glorias que otros canten.

Tu esplendor diré tan sólo,
si no del ya viejo Apolo
con la lira acorde y fina,
en mi guitarra argentina
tu esplendor diré tan sólo.

Voluptuosa te perfumas
de junquillos y arirumas;
cuando te adornas y encintas,
en las áureas de tus quintas
voluptuosa te perfumas.

Goza del Plata al arrullo
llena de garbo y orgullo,
criolla sin par, blasonante
de tu destino brillante,
goza del Plata al arrullo.

Triunfa, baila, canta, ríe;
la fortuna te sonríe
eres libre, eres hermosa;
entre sueños, color rosa,
triunfa, baila, canta, ríe;

¡Cuántos medran a tu sombra!
Tu campiña es verde alfombra,
tus astros vivos topacios;
habitando tus palacios
¡cuántos medran a tu sombra!

Bajo de un humilde techo
vivo, en tanto, satisfecho
bendiciendo tu hermosura,
que bien cabe la ventura
bajo de un humilde techo.

La riqueza no es la dicha;
si perdí la última ficha
al azar de la existencia,
saqué en limpio esta sentencia:
la riqueza no es la dicha.

He nacido en Buenos Aires
¡qué me importan los desaires
con que me trate la suerte!
Argentino hasta la muerte
he nacido en Buenos Aires.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LOS TRES JIRCAS - Enrique Lopez Albujar
DESPIERTO A MEDIANOCHE - David Escobar Galindo
INCANDESCENCIA Y RUINAS (I) - Antonio Gamoneda
SONETO PARA ENTENDER A UN NEUROTICO - Federico Hernández Aguilar
OLIVER TWIST - Charles Dickens
DESPUES DEL ACCIDENTE - Dulce Chacón
SAZON - María Victoria Atencia
ARS POETICA - Luis Antonio Chávez

Poemas mas leidos

Arenga al peruano - Mario Florian
El poeta como tipo de interes - García
A mi morena - Candelario Obeso
Life vest under your seat - Luis García Montero
Interrelacion - Fa Claes
Hijo mio - Leopoldo Panero
Nada - Antonio Plaza
Tan humano - Matilde Alba Swann
San rafael - Federico García Lorca
America latina - Nicomedes Santa Cruz


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru