POEMA UN BARCO CON NOMBRE DE ISLA - Agustín de Foxá

Y cambiastes la rosa por las algas amargas,
la muchacha terrestre, por la fría sirena
y has cruzado, volando, el jardín de los buzos.
Donde el pez, de ojo inmóvil ve brotar la tormenta.

¿Dónde vas por la noche peligrosa del fondo,
tripulante de un barco sumergido y sin fuerzas?
¿Qué ¡Arriba España! has dado desde el frio abismo
que voló en un enjambre de burbujas esféricas?

Miradores de Cádiz o El Ferrol; las persianas
entornas; y el piano que enfundado no suena.
La novia que llora′junto al mar, y los faros
que buscando tu cuerpo, las gaviotas despiertan.

"Madre el agua está fría y recuerdo a los pájaros,
aunque estemos en mayo tengo heladas las venas.
Sé, que me está prohibido llegar hasta tu playa,
para ver tu ventana, vendré con las mareas"

Subirás una tarde, desmayado, del fondo
con tus ojos de ahogado a mirar las banderas.
Hoy que están los caballos del trigal en el agua,
el soldado en la espuma, y Peñiscola es nuestra.

Subirás en verano, de los turbios abismos
para ver las naranjas, y la novia y las huertas,
tú, sin peso y sin sombra, desterrado fantasma
cuyo cuerpo no puede ya dormir en la tierra.

¿Vas buscandó una tumba, las raíces de los árboles,
el lugar que no cambia y la lápida cierta?
Tu sepulcro es pagano , el coral no cobija
y eres tritón nostálgico del ciprés y la estrella.

Tu habitas un barco con nombre de isla
y la espuma, giraba, en sus hélices nuevas
y en el iris de aceite de su estrella saltaban
los delfines, lustrosos, como obuses de guerra.

¿Dónde estás, barco mío, trozo vivo de España,
ayer navegadora alegre fortaleza,
hoy montón inundado, tripulado por muertos,
quieto en un merídiano con la brújula quieta?

Ya no tornareís nunca al amor de las islas
cuando Mallorca tiene más dulces sus almendras,
con los barcos cautivos llenos de tanques rusos,
ni hablará, el alfabeto, gentil de las banderas.

Por terrazas que bajan al mar; donde la espuma
al escalón de mármol hace hervir de agua inquieta
bañaran los marinos de España, con coronas
y el jóven almirante traerá la rosa fresca.

Y te dirán, alzando el brazo, "Marinero,
el caracol de nácar encima de las flechas
en vez de un ramo fúnebre, por ti deshojaremos
la rosa de los vientos sobre tu tumba muerte".


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
PARA MI TU RECUERDO - Arturo Borja
VOLVIENDOSE A FRANCIA EL DUQUE DE HUMENA - Luis de Góngora
AGUAMARINA - Mercedes Escolano
JULIO CORTAZAR
TRADICION EL ALACRAN DE FRAY GOMEZ - Ricardo Palma
EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO - William Shakespeare
EL SOMBRERO DE TRES PICOS - Pedro Antonio de Alarcon
LA OTRA MITAD - Laura Yasan

Poemas mas leidos

El torbellino - Amado Nervo
Uno se queda solo... - Juan Carlos Suñén
Esta ciudad es de mentira - Mario Benedetti
Estrofas para música. ninguna de las hijas de la belleza - Lord Byron
Reliquia - Francisco A. de Icaza
Planto de darsenas (v) - José Luis Rivas
Escribes... - Julio César Aguilar
Tan evidentes como misteriosos - Marco Antonio Valencia Calle
Camila es amante de un espiritu o un espiritu ama el cuerpo de camila - Carmen Rosa Orozco
Avenue of the americas - José María Fonollosa


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru