POEMA UNA TEMPESTAD, DE NOCHE, EN ORIZABA - José Joaquín Pesado

El carro del Señor, arrebatado
de noche, en tempestad que ruge y crece,
los cielos de los cielos estremece,
entre los torbellinos y el nublado.

De súbito, el relámpago inflamado
rompe la oscuridad y resplandece;
y bañado de luces aparece
sobre los montes el volcán nevado.

Arde el bosque, de viva llama herido;
y semeja de fuego la corriente
del río, por los campos extendido.

Al terrible fragor del rayo ardiente,
lanza del pecho triste y abatido,
clamor de angustia la aterrada gente.

Tambien puede leer..

MADRUGADA - Ketty Alejandrina Lis
DESOLACION ABSURDA - Julio Herrera y Reissig
A MISS X, ENTERRADA EN EL VIENTO DEL OESTE - Rafael Alberti
NO ENCUENTRO LA RAZON DE ESTA TRISTEZA - Juan José Vélez Otero
ACABAR CON TODO - Octavio Paz
ME SIENTO FUERA DE SENTIDO... - Nezahualcóyotl
HISTORIA - María Eugenia Brito
INTIMA - Julia de Burgos