POEMA VERGUENZA
- Gabriela Mistral -

Si tú me miras, yo me vuelvo hermosa
como la hierba a que bajó el rocío,
y desconocerán mi faz gloriosa
las altas cañas cuando baje el río.

Tengo vergüenza de mi boca triste,
de mi voz rota y mis rodillas rudas.
Ahora que me miraste y que viniste,
me encontré pobre y me palpé desnuda.

Ninguna piedra en el camino hallaste
más desnuda de luz en la alborada
que esta mujer a la que levantaste,
porque oiste su canto, la mirada.

Yo callaré para que no conozcan,
mi dicha los que pasan por el llano,
en el fulgor que da a mí frente tosca
y en la tremolación que hay en mi mano...

Es noche y baja a la hierba el rocío;
mírame largo y habla con ternura,
¡que mañana al descender al río
la que besaste llevará hermosura!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
NOCTURNO DE AMOR Y MUERTE - Carmen Sánchez
LA ORUGA - José Watanabe
SIN CORAZON - Federico Barreto
DE MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE
LA PERLA - John Steinbeck
EFFI BRIEST - Theodor Fontane
LIBRES HASTA DE NOSOTROS MISMOS - Marco Antonio Valencia Calle
LA CANCION DEL CROUPIER DEL MISSISSIPI - Leopoldo María Panero

Poemas mas leidos

Mi laberinto - Claribel Alegría
Como la cigarra - María Elena Walsh
Territorios de un cuerpo (ii) - Jenaro Talens
Vamos a guardar este día... - Jaime Sabines
Molto pui avanti ancora - Pedro Bonifacio Palacios
Ha averiguado el nombre que le ha correspondido - Elsa López
Y te busque por pueblos - José Martí
Permanencia de los jardines - Gioconda Belli
Fe mia - Pedro Salinas
Para un mordisco - Alfonso Reyes


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru